• Clima 12°
  • Bogotá
  • Siganos en:
  • Twitter

Guía de Bogotá: Restaurantes, Bares, Cine, Arte, planes y Conciertos en la ciudad de Bogotá - Vive.in Vivein

Los cinco chefs revelación 2012

Los cocineros compiten por el galardón en los Premios La Barra, que se entregan el 9 de mayo

Califique:

Compartir en:

Foto:

Tener 30 años o menos, ocupar el cargo de chef (jefe) de cocina o su equivalente y trabajar en Colombia eran los requisitos para competir por el título de chef revelación del 2012, en los Premios La Barra, que eligen lo mejor del sector de alimentación cada año.


Esta vez, para el premio de chef revelación se hizo una preselección de nominados. Un jurado de conocedores y personas relacionadas con el mundo de la restauración en Colombia eligió al ganador en un resultado que se conocerá en la ceremonia de premiación del 9 de mayo, en el Teatro Nacional de La Castellana. A continuación, un vistazo del trabajo de estas promesas de la cocina colombiana.


1. CHEF DE HARRY SASSON
Sintió el llamado de la cocina a los 13 años y a los 17 se encontró con Harry Sasson, con quien trabajó un año, el de su aprendizaje inicial. Fue chef de la Embajada de Suecia y a los 21 ganó el concurso Chef Joven de Colombia. Y quedó de cuarto en el Concurso Mundial de Chefs Jóvenes, en Canadá. Su paso por las cocinas lo llevó a España, donde vivió cuatro años. A su regreso, Parra fue chef en Emilia Romagna, en Bogotá, y un reencuentro con Sasson lo llevó a entrar en su equipo para la nueva etapa de su restaurante. “Para mí cocinar es una forma de expresarme y de compartir lo mejor de mí con otros. Y lo mejor es que este trabajo me encanta”.


2. CROWN CAMP SERVICE
David Valencia, de 23 años, maneja un equipo gigante: 37 restaurantes, cada uno con un equipo y un cocinero jefe, que ofrecen ‘catering’ (servicio de alimentos) en sitios remotos. “Hago ‘catering’ para la industria petrolera”, resume. La tarea es ofrecer a diario entre 8.000 y 8.500 servicios. “Cocinamos para personas que trabajan concentradas durante temporadas que van de los 21 a los 27 días en campamentos –explica– y nuestro objetivo es darles una forma de bienestar, de comodidad, a partir de la comida”, cuenta el chef que alguna vez quiso ser ingeniero de petróleos y que se graduó de la Escuela Mariano Moreno.


3. EL ÁRBOL D’EXUPERY
El interés por la cocina llevó a Samira Rueda, de 25 años, a estudiar en la Escuela Mariano Moreno a la par con el colegio. Pero también estudió cocina en EE. UU. “Literalmente, tengo dos carreras de cocina”, dice. Sus platos se pueden probar en El Árbol d'Exupery, un gastrobar de la zona del parque de la 93, en Bogotá. Antes, Rueda pasó por Rafael (donde hizo prácticas), El Nogal (donde hoy dicta clases de cocina saludable), una profundización en el Instituto Paul Bocuse, de Francia, entre otros lugares. La carta de El Árbol se centra en el concepto de comida para compartir: “Queríamos platos que le llegaran a la gente, que fueran chéveres, para tomarse un trago y comer”. Por eso, El Árbol ofrece trilogías que permiten probar muchos sabores en una sola velada.


4. OCA DISEÑO CULINARIO
Al preparar la comida para una boda, Camilo Ramírez hace un ejercicio con los novios: indaga por sus sabores preferidos y por los platos que marcaron la relación. “Eso nos ayuda, en Oca Diseño Culinario, a armar un menú que refleje la personalidad de los novios y a ellos los ayuda a conocerse más”, dice el chef de 27 años, cuya empresa es un servicio de ‘catering’ para eventos. Ramírez estudió en Le Cordon Bleu de Londres, y allí trabajó en varios restaurantes. Al volver a Colombia, hizo parte del equipo del ya cerrado restaurante de vanguardia Cadaqués. Y después de muchos eventos y matrimonios, concluyó que la comida para bodas era, por lo general, mediocre. “A la gente le tienen unos menús que son siempre los mismos, aburridísimos, así que pensamos en un ‘catering’ diferente”, explica.


5. THE CAKES FACTORY
Las tortas de Alejandra Galán son esculturas comestibles, que evocan desde personajes animados de las películas infantiles hasta paisajes enteros. La única pastelera de la lista estudió primero Diseño Industrial y durante una temporada en Nueva York supo que quería elaborar tortas exóticas. Así que estudió pastelería e hizo prácticas con pioneras de esta línea, como Colette Peters. Al regreso, sin un local para abrir al público, decidió trabajar sobre pedido, a partir de su página de Facebook. El objetivo de Galán es darles una experiencia inolvidable a sus clientes. “Me preguntan mucho para qué hago cosas tan elaboradas si las desbaratarán en segundos, pero mi producto se queda en la memoria de la gente”.

6 de mayo de 2012
Liliana Martínez Polo
Cultura y Entretenimiento

¿Y tú qué opinas?
HERRAMIENTAS

Califíca aquí:

Artículos
Publicidad
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD