18 de junio de 2008 - Se radica

A saldar cuentas del pasado

El pianista puertorriqueño Israel Tanenbaum se reencuentra con la música colombiana

Los hermosos paisajes, las bellas mujeres y la exquisita gastronomía de Colombia no son los únicos motivos que tuvo el pianista puertorriqueño Israel Tanenbaum para radicarse de nuevo en Colombia, después de 20 años. Reconocido por haber trabajado junto con importantes figuras de la salsa como Roberto Roena, Pete 'El Conde' Rodríguez, Marvin Santiago, Alfredo de la Fe, Tommy Olivencia y la recordada orquesta puertorriqueña 'Batacumbele', Tanenbaum llega al país para darle vida a nuevos proyectos musicales.

 

De hecho, pretende corroborar el éxito que logró como productor y arreglista, ahora con su propio grupo musical al que denomina Latinbaum. El músico, nacido en Nueva York hace 54 años, pero criado en Puerto Rico, dirige también La Orquesta Café, de Galería Café Libro, uno de los sitios más reconocidos de la salsa en Bogotá.

 

Hablando del pasado

El nexo de Tanenbaum con músicos colombianos empezó gracias a la  amistad que tuvo con Alexis Lozano, director de Guayacán, a quien conoció durante el Festival de Música del Caribe de 1986. Precisamente, su talento y visión musical hicieron que rápidamente se convirtiera en uno de los músicos más apetecidos de la época. Durante los diez años que estuvo en Colombia, Tanenbaum dejó cerca de 100 discos grabados. Así lo hizo con Guayacán, Niche, Alfredo de la Fe, 'Checo' Acosta, Grupo Clase, Cañabrava, Iván y Lucía e Isadora, entre otros artistas.

 

En esos trabajos, recuerda su apoyo a las orquestas femeninas de salsa, de hecho, recuerda con mucho cariño a la Arabella, según él una de las mejores soneras que ha tenido Colombia. "Era chiquita, pero con tremenda voz. Ella trabajó con los Maraqueros y allí se hizo bastante famosa", añade. Así mismo, rememora los lazos de amistad que lo llevaron hasta la ciudad de Cali, donde le ayudó a montar el estudio de grabación a Alexis Lozano, que se llamo 'Alo'. Luego de este proyecto, que terminó en 1997, abandonó Colombia y se radicó en Boston (E.U.).

 

Lo curioso es que una vez en Estados Unidos, se dedicó a trabajar en proyectos de Latin Jazz y hasta se le midió a hacer rock. Además, se metió por el lado de la educación e hizo talleres de música afro caribeña. Sin embargo, su interés por la música lo trajo de nuevo a Bogotá, tal y como ocurrió en los ochenta, cuando muy pocos músicos se dedicaban a producir. "En Colombia hay de nuevo muchas ganas por hacer música, además que este es el mejor vividero del mundo", dice.

 

Tanenbaum agrega que gracias a este auge ya se puede hablar de una salsa colombiana con identidad y sonido propio que se ha metido en los grandes mercados del mundo. Por eso destaca a Niche, Guayacán y La misma gente. Pero habla también del nuevo y gran momento que vive la salsa en Bogotá con la aparición de orquestas como La 33 y la República de Medellín. Este fenómeno le parece interesante y renovador.

 

El futuro

El gran proyecto del pianista puertorriqueño es el grupo Latinbaum, lanzado con gran éxito recientemente durante el XI Festival Internacional de Teatro de Bogotá. "La idea con Latinbaum es hacer música experimental. De hecho ahora estoy tomando la música colombiana como la cumbia, claro, respetando la esencia del ritmo, y recreándola con arreglos contemporáneos mezclados con algo de jazz y música afro-antillana", cuenta.

 

El grupo parte desde los ritmos populares colombianos respetando sus raíces, le añade la batería junto a la guitarra eléctrica e incorpora arreglos contemporáneos. Actualmente, de esta agrupación hacen parte destacados músicos como Paola Lacera (cantante), Enrique Cuao (batería y percusión), Nicolás 'Nicoyembre' Rodríguez (tamboras), Luis Pacheco (percusión) y Ernie Becerra (guitarra).