Primera biblioteca pública en un resguardo indígena de Colombia

Ubicada en Colimba, la tierra de los pastos, la biblioteca fue inaugurada con 1.600 ejemplares sobre temas agropecuarios, hogar, literatura y albañilería. Y vendrán otras.

Califique:

Foto: Mauricio de la Rosa

Colimba, resguardo de los indígenas pastos, está estrenando biblioteca. Además de libros, la dotación del Ministerio de Cultura consiste en computador, televisión, VHS, grabadora de audio y cámara de video pequeña.

Compartir en:

Los abuelos y los niños de Colimba (Nariño) entraron curiosos y apresurados detrás del gobernador de su etnia, Alberto Estrada, justo después de que este cortara las cintas azul y verde, que atravesaban la puerta, e inaugurara así la primera biblioteca pública montada por el Estado en un resguardo indígena, el de los pastos.

Entraron los niños del Cabildo indígena con sus bastones de mando y observaron las vasijas de sus ancestros que estaban exhibidas en vitrinas. Entraron las niñas, que se enfilaron hacia los libros infantiles y jugaron a las adivinanzas: "Vive en Australia igual que el canguro. Piénsalo bien y adivinarás seguro", leía alguna en un libro colorido. Entraron los viejos con su paso sereno y le buscaron sentido a cada detalle: "¿Qué es eso?", preguntó el taita Víctor Cuaspud, de 68 años y dos veces gobernador del resguardo, al ver en el nivel más bajo de una repisa un tablero de madera.

El taita Víctor se fijó, sin embargo, en algo más importante. Vio que en la biblioteca, ubicada en la Institución Educativa Técnica Agropecuaria Libardo Ramiro Muñoz, a 3.200 metros de altura y en el altiplano de Túquerres e Ipiales, había una sección dedicada a 'libros indígenas'.

"Con la instalación de esta hermosa biblioteca se va a recordar la cultura anterior, la de años más atrás. Según parece, hay buenos libros sobre indígenas. Allí está el centro de la cultura y de recordar cómo ha sido y cómo se debe seguir el camino", dijo el taita, a quien ya le habían pedido que fuera a la biblioteca para hablar con los más jóvenes.

La idea es que en la primera biblioteca indígena que inaugura el Plan Nacional de Lectura y Bibliotecas (PNLB), y en las que vienen, no solo se lean libros. "Puede ser una casa de la palabra escrita y hablada. ¿Qué más se puede leer aparte de los libros?: El territorio, de la mano de los mayores; sus tejidos, sus vasijas", comentaba Luis Eduardo Ruiz, coordinador de Diversidad del PNLB, minutos antes de la inauguración, presidida por una misa.

Con participación de los indígenas
La sección de 'libros indígenas' está ubicada en una zona privilegiada: casi a la entrada y al lado de la bibliotecaria, Elizabeth Naranjo. Y no era gratuito. Fue pensada por los pastos; no hace parte de la colección básica que entrega el PNLB.

En las reuniones que sostuvieron con Ruiz, los pastos le manifestaron que querían títulos sobre su propia cultura, sobre experiencias de otros pueblos indígenas en salud, educación y justicia, acerca de historia de los movimientos indígenas en Colombia y de temas ambientales y de desarrollo; es, prácticamente, el mismo contenido pedido por los guambianos, que esta semana también estrenaron biblioteca. Los kankuamos y arwacos serán los próximos.

Las abuelas María Victoria Naranjo y María Estela Quiroz dijeron que era su primera vez en una biblioteca. A pesar de que su pueblo ha transmitido su conocimiento oralmente, ambas, sonrientes y ataviadas con pesadas ruanas, sostuvieron que la biblioteca era importante para que los jóvenes "estudiaran" y se prepararan para el futuro.

Esa mañana helada, a unos cinco grados de temperatura, los pastos celebraron con un espumoso rosado la llegada de la biblioteca. "Este es un nuevo escenario que se involucra a la vida cultural de uno como indígena, pero hecho a la condición nuestra", aseguraba el profesor Aldemar Ruano, quien desde ya propone una red nacional de bibliotecas indígenas: "Sabemos que hay 102 pueblos étnicos o hermanos nuestros en Colombia, pero lastimosamente no nos conocemos bien. La idea es crear lazos de unión".

Colección diferenciada

El Plan Nacional de Lectura y Bibliotecas contempla la interculturalidad y multiculturalidad dentro de su política, pero solo hasta el 2008 fue diseñado el proyecto de bibliotecas y diversidad étnica. Se armó un piloto para probar la estrategia con cuatro pueblos que ya habían pasado solicitudes: los kankuamos, los arwacos, los guambianos y los pastos. Lo primero que hacen los especialistas del Ministerio de Cultura es hacer una 'visita predotación' para establecer las necesidades de información de las etnias y sus expectativas; así que se reúnen con los miembros de las comunidades para definir cómo quieren que sea su biblioteca. La idea es que cada una tenga, a parte de la colección básica que entrega el Ministerio, una diferenciada.

Paola Villamarín
Cultura y Entretenimiento
Colimba (Nariño)

Publicado el
HERRAMIENTAS

Califíca aquí:

Articulos
Publicidad
¿Y tú qué opinas?
Siguenos en nuestras redes

Personaliza vive.in con tu color favorito

PUBLICIDAD

Servicios

  • Blogs
  • Foros

Herramientas

Nuestra red de portales

PBX: 57 (1) 2940100. Bogotá 5714444 línea nacional 01 8000 110 211. Dirección: Av. Calle 26 # 68B-70. - servicioalclienteenlinea@eltiempo.com.co


COPYRIGHT © 2016 CEET Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular. Ver Términos y Condiciones.