• Clima 12°
  • Bogotá
  • Siganos en:
  • Twitter

Guía de Bogotá: Restaurantes, Bares, Cine, Arte, planes y Conciertos en la ciudad de Bogotá - Vive.in Vivein

La desaparición forzada puede pasarle

El Teatro R101 empieza la temporada de 'El ausente', dirigida por Hernando Parra y Ramsés Ramos

Califique:

Compartir en:

Foto: Archivo Particular

Dolor, vergüenza, asombro e indignación. Eso fue lo que sintió el equipo del Teatro R101, de Bogotá, mientras investigaba sobre desapariciones forzadas en Colombia.

 

Fue un proceso doloroso, en el que el grupo habló con víctimas de este flagelo, como las 'madres de Soacha', y conoció todo tipo de desapariciones -cadáveres tirados al río, desmembramientos, falsos positivos, entre otros-.

 

'Con el corazón en la mano, podemos decir que palpamos el horror. Tratamos de mirarlo como artistas, pero, obviamente, nos comprometió como seres humanos y también nos desgarró', dice Hernando Parra, director del Teatro, quien además tiene la responsabilidad de dirigir, junto a Ramsés Ramos, el montaje El ausente, resultado de todo ese proceso de investigación que duró un año.

 

Según Felipe Botero, autor de la pieza, que acaba de empezar temporada en el R101, el objetivo nunca fue hacer una denuncia ni una obra panfletaria; por eso, la historia se enfoca en un hogar aparentemente normal.

 

Allí conviven tres hermanas, interpretadas por Cecilia Ramírez, Mónica Giraldo y Alexandra Viteri, quienes se disponen a celebrar el reencuentro con su padre, Héctor Muñoz Valencia, desaparecido diez años atrás en extrañas circunstancias.

 

'Él no era militante, no estaba metido en política; sencillamente, era un hombre que estaba en el lugar equivocado a la hora equivocada', dice Parra.

 

En la obra, las tres mujeres reviven las anécdotas familiares y recuerdan la forma de ser de su padre, mientras se cuestionan sobre su propio futuro.

 

'Todo le sucede a una familia de clase media. Con esa escenografía, tratamos de mandar el mensaje de que esto le puede pasar a cualquiera, que nadie está exento de que la violencia lo toque', añade el director.

 

El choque emocional que significó conocer las historias en las que se basó la obra representó un reto a nivel actoral, ya que, según Parra, el objetivo siempre fue respetar y honrar a las víctimas. 'Hicimos un laboratorio sobre cómo expresar el dolor, cómo hacerlo de una manera estética que pudiera tocar los corazones del espectador promedio y también pudiera entretener', dice Parra.

 

A pesar del prolongado tiempo de investigación y del cuidado con el que se trabajaron las historias, para Botero esta obra apenas toca una porción muy pequeña de la desaparición forzada en Colombia.

 

'Fue un trabajo muy duro emocionalmente, pero no van a alcanzar todas las páginas de nuestra literatura ni las películas ni las series de televisión para dar una lectura completa de este tema', asegura el dramaturgo.

Publicado el
Redacción El Tiempo
07 de septiembre de 2012
¿Y tú qué opinas?
HERRAMIENTAS

Califíca aquí:

Artículos
Publicidad
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD