Un minuto de Dios para el erotismo

Hasta el próximo 10 de junio está abierta la exposición en el MAC

Califique:

video: Muestra de Arte Erótico

Muestra de arte erótico americano en el Museo de Arte Contemporáneo.

Compartir en:

El museo de la Universidad del fallecido Padre García Herreros abrió sus puertas a una muestra donde los falos, la zoofilia y las mujeres orgásmicas son los protagonistas.

 

Un minotauro que le estimula el pezón a una doncella con la pinza formada por el índice y el pulgar. La inerte cabeza del bíblico Holofernes que parece olisquear el sexo abierto de una Judith mucho más atrevida que la famosa de Gustav Klimt (1901). Una mujer que sin ningún reparo se monta sobre una mesa, se 'pone en cuatro' abriendo las piernas y pregunta: "Espejito, espejito, ¿quién tiene el culo más bonito?".

 

80 obras como estas, que hacen parte de la colección del Museo de Arte Erótico Americano -MaReA- adornarán hasta el 10 de junio los muros del Museo de Arte Contemporáneo MAC de Bogotá, propiedad de la Universidad Minuto de Dios. Allí también se rinde un homenaje al artista Gilberto Cerón por sus 30 años de carrera.

 

Allí ni los cuentos ni Ken, el novio de la barbie, se salvan de pasar por el rasero erótico. Surge una pregunta. ¿Una orgía de Blanca Nieves y los siete enanos en un museo católico? El director de la entidad, Gustavo Ortiz, asegura que no hay contradicción en ello, y aclara que la Universidad no es confesional. "Aquí no hay restricciones ni directrices contra los desnudos. Esto es un museo de arte contemporáneo y todo el arte es bienvenido", puntualiza. La actual exposición arrendó los tres pisos del local y expone sin ningún problema.

 

Las esculturas, instalaciones, pinturas y trabajos fotográficos pertenecen a la colección del MaReA, que desde hace siete años abrió sus puertas inexistentes -es un museo itinerante que "expone e interviene donde lo inviten o acepten su propuesta artística", según su fundador y director Fernando Guinard-. Otras son respuestas a una convocatoria que recibió trabajos de Ecuador, Perú, Canadá y Panamá.      

 

¿Erotismo o pornografía?
 
Guinard cita a un amigo suyo para explicar la diferencia: "Erotismo es cuando los papás de uno se acuestan, pornografía es cuando el papá de uno se va para donde las putas".

 

Este economista, dueño de una gran parte de la muestra y que comenzó su gusto por este tipo de arte observando las revistas que en su adolescencia le sirvieron de compañía para momentos de soledad, cree que su colección no es 'porno' como tal, aunque algunas fotos como las de Rodrigo Fernández -en las que una vulva se vuelve boca y lame una chupeta- rayen con él.

 

"La pornografía está mal hecha desde el punto de vista estético, no hay intención artística u originalidad y  el desnudo per se no es erótico: en Botero hay voluptuosidad en las formas pero no hay erotismo", explica.

 

Por su parte Gustavo Cerón cree que el arte erótico está menospreciado en el país. "Se le confunde con lo porno y no es así. Todo lo que implique bipolaridad es erótico, el espíritu y el cuerpo, el cielo y la tierra, todo lo creado", explica mientras enseña 'El amor del tiranosaurio y la gallina', una de sus obras.

 

Colombia, poco erótica en el lienzo.

Eduardo Serrano, crítico de arte, cree que el medio artístico colombiano continúa siendo bastante pacato, a pesar de maestros como Obregón, Caballero y Darío Morales.

 

Aunque indígenas como los Tumacos tenían imágenes explícitas en su arte, todo esto se acalló en la Colonia. El desnudo regresó a la pintura en 1899, con una obra de Epifanio Garay, La mujer del levita de los Montes de Efraín. "Cuando de presentó se le prohibió la entrada a los niños y se le advirtió a la gente que entraba bajo su propia responsabilidad moral", cuenta Serrano.

 

Más de un siglo después, hace pocas semanas, lo mismo ocurrió en la Biblioteca Luis Ángel Arango con una exposición de Miguel Ángel Rojas. "Algunas obras las colgaron altas para que los niños no las vieran y pusieron se podían bajo responsabilidad del visitante", apunta el crítico.

 

Guinard explica así lo que ocurre: "Las mujeres que manejan la cultura en este país le cierran las piernas y las mentes a los amantes estéticos".

Publicado el 27 de mayo de 2008
Camilo Baquero
Redactor Bogotá El Tiempo
HERRAMIENTAS

Califíca aquí:

Artículos
Publicidad
¿Y tú qué opinas?
Siguenos en nuestras redes

Personaliza vive.in con tu color favorito

PUBLICIDAD

Servicios

  • Blogs
  • Foros

Herramientas

Nuestra red de portales

PBX: 57 (1) 2940100. Bogotá 5714444 línea nacional 01 8000 110 211. Dirección: Av. Calle 26 # 68B-70. - servicioalclienteenlinea@eltiempo.com.co


COPYRIGHT © 2016 CEET Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular. Ver Términos y Condiciones.